jueves, 21 de febrero de 2013

Paz Roca, sólida con pocas palabras



Las verdades, como el aceite de oliva, mejor de primera prensada. Eso debió de pensar nuestra poetisa cuando se puso a escribir estos breves versos de intenso aroma con los que obsequió a su humilde admirador, que se aprestó a publicar en este blog antes de que se los apropie una editorial de prestigio.


El deseo no se equivoca.
Las normas sí.