sábado, 22 de abril de 2017

Manuel Peiró



Berrinche,


Lloraba la modistilla a moco tendido «¡Por culpa de los bajos! ¡Jamás aprenderé a coger un bajo!» Y entre hipos maldecía a las letras que le habían cantado esas portentosas habilidades de otros mundos. Sus compañeras querían consolarla sin saber cómo. ¡Ay, esto sólo ocurre en un universo bidimensional!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te parece esta historia?